18 de septiembre de 2018

E

Esto no ha hecho más que empezar

por Juan M. Zafra

La velocidad de los avances tecnológicos y científicos nos ha acostumbrado a la inestabilidad y exigen una capacidad de adaptación permanente. Para unos, el cambio continuo actúa como adrena­lina y, ciertamente, es un catalizador para la transformación en todos los campos; para otros, el vértigo muta en miedo y parálisis ante la inminente entrada en una era de singularidad tecnológica y científica convergentes, de inteligencia artificial e incluso de nuevas formas de vida a partir de la integración del hombre y la máquina.

Si ya es difícil imaginar el salto disruptivo que la humanidad dará en los próximos años, la sobreabundancia de información complica aún más la comprensión de la realidad. La co­municación es la base del conocimiento y fenómenos como las falsas noticias –fake news– o la posverdad aturden y confunden aún más la toma de decisiones, como advierte el coronel Ángel Gómez de Ágreda en su análisis para la sección Asuntos de Comunicación en el número 109 de la revista TELOS.

Y aún así, pese a la tentación de dejarse llevar, se impone el deseo de analizar, de mejorar, de perfeccionarse. Por eso no dejan de aparecer iniciativas innovadoras, según constata James Breiner en un análisis centrado en los nuevos medios de comunicación en América Latina.

El ‘Cuaderno central’ de este número está dedicado a las cuestiones éticas que plantea el pro­greso; a las motivaciones y a los objetivos por los que el humano busca constantemente el mejo­ramiento de sí mismo y de su entorno.

¿Cuáles son las razones por las que nos esforzamos en idear, investigar, desarrollar e innovar si no la búsqueda de la felicidad y el bienestar; el logro de la equidad y el bien común? Desde diferentes perspectivas, los autores —Antonio Garrigues, Elena Postigo, Fernando Broncano, Lluc Torcal y Andy Stalman— apuestan por un desarrollo que pon­ga los valores de la humanidad por encima de todo. ¿Cuáles son esos valores? ¿Qué nos define como humanos? ¿Qué papel se nos reserva en un universo dominado por la automatización?…

Jaron Lanier, reconocido entre los trescientos inventores más relevantes de la historia por la Enciclopedia Británica y como una de las 100 personas más influyente, según Time expone en la entrevista su visión sobre la capacidad de la realidad virtual para iluminar y ampliar nuestra comprensión del momento. Lanier, considerado uno de los padres de la realidad virtual, filósofo, músico, investigador y tecnólogo entre otras muchas facetas, urge a revisar el universo digital que estamos construyendo y comparte una nueva perspectiva sobre cómo el cerebro y el cuerpo humano se conectan al mundo. Es contundente en sus planteamientos y apuesta por una revisión del sistema que se ha desarrollado alrededor de internet para que cada individuo recupere el control de sus datos y de sus decisiones.

El número de TELOS, dedicado a la Tecnoética, es solo una invitación a la reflexión, a adentrarse en los espacios del futuro, con brújula, pero sin atreverse a determinar los caminos a seguir.

José Alonso Peña, catedrático de biología celular, nos descubre que “el mayor reto científico de la humanidad” es conocer el cerebro humano. Realidad y virtualidad convergen y es solo el principio. Lo atestigua Amador Ménendez, premio Jovellanos de Ensayo, en un repaso a las disrupciones que viviremos, que estamos viviendo. En primera instancia, en el ámbito del trabajo y el empleo, que han experimentado una “alteración sustan­cial” en los albores de la Revolución 4.0, subraya Mónica Melle, doctora en Economía. Sin olvidar el enorme impacto en la sostenibilidad del planeta que tienen las nuevas formas de vida, recuerdan Carmen García Lores y Guadalupe García.

Felipe Debasa, director del Observatorio de Nuevas Ciencias Sociales y Tecnologías del Conocimiento Transversal del Siglo XXI, señala que”nos encontramos inmersos en un cambio de paradigma”. Para encenderlo,”tendremos primero que comprender numerosas formas de pensar más allá de las tradicionales”, escribe. Paula Ortiz, directora jurídica de lAB Spain, subraya que “tecnológicamente casi todo es posible y tenemos la responsabilidad de plantear­nos hasta dónde queremos llegar como sociedad” y nos plantea también cuestiones relativas a la propiedad de la información y de los datos personales.

El futuro es apasionante y alentador, aunque no por ello menos inquietante y exigente. Apenas hay certezas sobre lo que está por venir, pero mirar al pasado nos animará a levantar la vista. La serie ‘La Peste’ y su apuesta transmediática nos acercan a las erróneas decisiones tomadas en el Siglo de las Luces. Su relato bien parece un cuaderno de bitácora repleto de advertencias para el viaje al futuro.

El número de TELOS dedicado a la Tecnoética es solo una invitación a la reflexión, a adentrarse en los espacios del futuro, con brújula, pero sin atreverse a determinar los caminos a seguir.

Artículo publicado en la revista Telos 109


Ir al número ...


Juan M. Zafra

Director de Telos. Profesor de Periodismo en la Universidad Carlos III. Trabajó en medios como El País y Radio Nacional de España y fundó el diario digital bez.es. Fue asesor en la secretaría de Estado de Comunicación del Gobierno de España y responsable de comunicación del Plan Avanza para el impulso de la sociedad de la información.


Comentarios

Artículos relacionados

Telos se transforma

César Alierta