V
Videollamada e Internet a alta velocidad a través del teléfono móvil


La videollamada y el acceso a Internet a alta velocidad a través del teléfono móvil ya son posibles, a partir de la comercialización de la tercera generación por parte de Vodafone y de Telefónica Móviles España. Será a finales de 2006 cuando llegue el boom del UMTS, y los terminales se venderán por debajo de los 200 euros. Las operadoras se han comprometido a invertir 11.200 millones de euros en los próximos diez años.

El pasado mes de mayo Telefónica Móviles (www.movistar.com) y Vodafone (www.vodafone.es) lanzaron al mercado español el servicio de telefonía móvil UMTS de tercera generación (3G). Con tres años de retraso, y tras varios meses de pruebas pre-comerciales, ambas operadoras ofrecen terminales con los que se puede ver al interlocutor con el que se habla, así como descargar datos y acceder a Internet a una velocidad de 384 Kbps, ocho veces más rápido que lo permitido ahora por la generación 2,5 GPRS. Por su parte, Amena (www.amena.es) realiza el lanzamiento de la 3G con más de 60 servicios en estos días, mientras que el cuarto operador autorizado en España, Xfera (www.xfera.es), ha comunicado a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT / www.cmt.es) que saldrá al mercado en 2005.

Telefónica Móviles presente en 72 ciudades españolas

La primera en anunciar la comercialización de la 3G de telefonía móvil en España fue Telefónica Móviles. Actualmente la compañía cubre las 72 mayores ciudades españolas (en Madrid cubre todo el perímetro interior a la M-30 y algunas zonas externas, y casi toda Barcelona). Para finales de 2004 pretende llegar al 40 por ciento de la población, por lo que aumentará el número de estaciones base desde las actuales 1.500 a 3.700. Mientras extiende la cobertura UMTS se apoyará en la red GSM para mantener la comunicación de forma transparente, con lo que se perderá la imagen pero se mantendrá la voz, igual que harán Vodafone y Amena. A la inversión inicial de 130 millones de euros realizada hasta 2002, Telefónica Móviles España ha sumado otros 1.000 millones durante el periodo 2003-2006, para dar el empujón a la 3G.

Uno de los consejeros delegados de la empresa, Javier Aguilera, opina que «2006 será el año del boom del UMTS. El tirón fuerte de ventas se producirá a mediados de 2005, cuando los terminales que salgan al mercado estén más depurados y sean más baratos y pequeños que los actuales». Aguilera no cree que hasta entonces bajen drásticamente los precios de los terminales, que ahora oscilan entre los 400 y 500 euros.

Aguilera asegura el éxito de la videollamada móvil. «A los 18 meses de la comercialización de su 3G, el operador japonés NTT DoCoMo tenía medio millón de clientes de este servicio, a los 36 meses alcanzó los cuatro millones, y ahora tiene un crecimiento exponencial. (…) La comunicación pasará de la oreja al ojo, y desde la videollamada móvil provocaremos la videollamada del teléfono fijo», añade Aguilera. De hecho, Telefónica de España realiza desarrollos en este sentido.

El precio de la videollamada no será un freno para la extensión de la 3G, porque los clientes sólo amantes de la voz podrán elegir entre ambas opciones en su terminal UMTS. La voz costará aproximadamente la mitad que la comunicación con imagen, aunque habrá una tendencia para acortar esta diferencia.

Lanzamiento europeo de Vodafone

Mayo ha sido el mes escogido por Vodafone para el lanzamiento de la 3G móvil en Europa. El día 4 estrenó sus primeros servicios en Portugal y Alemania, y el 25, un día después que Telefónica, Vodafone lanzó el UMTS en 22 ciudades españolas. «Sabemos que un nutrido grupo de clientes quiere la 3G y les hemos dado una respuesta, pero el lanzamiento más amplio lo realizaremos en otoño», explicó el presidente de la empresa española, José Manuel Entrecanales, el día del lanzamiento.

Mientras tanto, los usuarios sólo podrán hacer videollamadas en el centro y en algunas zonas de esas 22 ciudades. Con los terminales UMTS de Vodafone su puede hacer roaming en siete países europeos, además de Japón.

La red UMTS de Vodafone está conformada por 1.500 antenas que dan cobertura al 22 por ciento de la población española en Vigo, Coruña, Gijón, Santander, Bilbao, Pamplona, Logroño, Zaragoza, Hospitalet, Barcelona, Valencia Alicante, Palma de Mallorca, Murcia, Albacete, Málaga, Córdoba, Granada, Sevilla, Badajoz, Las Palmas y Madrid. El operador quiere alcanzar una cobertura del 35 por ciento en fin de año, y del 65 por ciento en marzo de 2006, lo que requerirá una buena parte de los 2.800 millones de euros que invertirá en los próximos cinco años.

Estándar mundial

A través del UMTS se podrá llegar, por fin, a la tecnología móvil mundial, que se hablará con tres o cuatro dialectos. Mientras que la tecnología GSM sólo se desarrolló por los organismos de estandarización europeos, la antorcha del UMTS ha sido recogida por Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y China, además de por Europa.

Japón ha sido pionero, con el lanzamiento de la 3G hace tres años, seguido de Corea del Sur. En la Europa del Este, Rusia, Bielorrusia, Moldavia, Rumania y Eslovenia ya tienen UMTS, y en el resto del continente es una realidad en Austria, Dinamarca, Suecia, Reino Unido, Grecia, Luxemburgo, Alemania e Italia. En Francia, las compañías Orange (filial de France Telecom) y SFR están en plena campaña de lanzamiento. No todas las licencias concedidas están operativas, y ahora hay un baile de acuerdos, transacciones y retiradas que hará desaparecer algunas licencias, y cambiará el accionariado de muchas otras.

Vodafone y Hutchinson son los operadores con mayor implantación europea. El grupo británico opera en Suecia, Portugal, Alemania, Italia y Gran Bretaña. Mientras que Hutchison Whampoa, con sede en Hong Kong, está presente en Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Austria e Italia, con la marca “3”. T-Mobile (filial de Deutsche Telekom) ha comercializado servicios para datos UMTS en Alemania; Telering ya opera en Austria; Telia Sonera en Suecia; y en Portugal, TMN (filial de Portugal Telecom) y Optimus comercializan servicios 3G.

La imaginación determinará los servicios

Video streaming, que permitirá ver vídeos en tiempo real con excelente calidad, juegos multiusuario en tiempo real igual que los ahora realizados con los PC, videovigilancia, o encaminamiento geográfico visual son los primeros servicios que el ciudadano podrá disfrutar. Ya se han desarrollado películas y seriales para telefonía móvil.

La posibilidad de mostrar escenarios mientras se habla por teléfono es la mayor revolución de la 3G, que permitirá el desarrollo de miles de servicios en las empresas. Alquiler de viviendas y venta de las de segunda mano, agencias de viajes, y vendedores multiplicarán su trabajo con la telefonía de 3G.

Imagen de alta calidad y en tiempo real, y el acceso a Internet a una velocidad mayor que con el ADSL hará real la idea de llevar la oficina encima. La tarjeta PCMCIA con tecnología UMTS permitirá tener conectado el portátil a la oficina para acceder a correo electrónico y redes corporativas, además del acceso a Internet, y de la comunicación de voz sin tener que abrir el ordenador. Los profesionales con menos necesidades podrán optar por las PDA, que combinarán agenda y teléfono de 3G. El gran público elegirá los teléfonos con grandes pantallas y cámaras de fotos, y quienes den más importancia a la voz podrán comprar pequeños terminales sin renunciar a la 3G. El precio de la descarga de datos, que rondará 1 euro por cada mega, extenderá rápidamente la 3G en el mundo empresarial. Por otra parte, los fabricantes de chips investigan los necesarios para UMTS, con lo que la tecnología aumentará sus ventajas mientras disminuye el tamaño de los terminales.

Menos regalos

Demasiados servicios y ventajas para un público ya educado en la telefonía móvil. El desarrollo del UMTS no implicará la dinámica de regalar terminales en la que entraron los operadores de GSM para extender esta tecnología, que ahora da muchas satisfacciones a Telefónica Móviles, Vodafone y Amena. Habrá que esperar la salida de Xfera, que tendrá mucha más prisa que sus competidores por hacer clientes UMTS, para ver si cambia el panorama.

Por su parte, la red GSM tiene para rato, y puede que no se abandone con el fin de la concesión de su licencia, en 2014. La demanda del mercado determinará si los operadores piden la extensión de las licencias GSM durante unos años más, para dar servicio a zonas rurales donde la escasísima demanda de UMTS no justifique la inversión requerida para implantar la red de 3G.

Susana Blázquez

Artículo extraído del nº 61 de la revista en papel Telos

Ir al número Ir al número