P
Pensar la Sociedad de la Información


Por Sagrario Beceiro Ribela

A lo largo de este año 2001 se han publicado dos informes, elaborados uno por Telefónica y otro por la Fundación Retevisión, sobre la Sociedad de la Información (S.I.) en España. La principal similitud de ambos estudios radica en que ambos parecen estar de acuerdo en la necesidad de reflexión y debate sobre la S.I., asumiendo que esta nueva sociedad, los modelos de sociedad a los que puede dar lugar, son diversos y que es necesario intentar definir y tomar decisiones encaminadas a responder a una pregunta básica: qué modelo de sociedad es el que vamos a crear.

Los riesgos y oportunidades son múltiples: ¿queremos una sociedad de dos velocidades, en la que la tecnología de la información acreciente la distancia entre capas sociales, géneros o regiones, o una sociedad más homogénea que disminuya las diferencias? ¿Cuáles son las acciones, los retos que hay que asumir? ¿Cuál es el papel de la industria, la administración, los políticos o los usuarios? Estas son algunas de las preguntas que se hacen estos estudios, destacando la necesidad de debatir y analizar con detenimiento cada uno de los aspectos de la Sociedad de la Información, no sólo desde el ámbito industrial o empresarial sino desde el conjunto de la sociedad.

Las tendencias observadas se refieren a la todavía poca madurez de este proceso y la existencia de factores que diferencian a nuestro país de los de su entorno. España acumula un retraso de más de un año en la implantación de tecnologías de la información (TCI) respecto a otros países europeos, existen notables diferencias de acceso según autonomías, entorno rural o urbano, se observa una clara barrera de entrada para las PYMES, todavía existe una fuerte desconfianza hacia el e-business y, como ejemplo sintomático de su idiosincrasia, podríamos citar la utilización, muy superior a la media europea, de la comunicación interpersonal en Internet (chat, mensajería instantánea, etc.).

Más allá de las cifras, la diferencia más acusada de las publicaciones de Retevisión y Telefónica se encuentra en la importancia que dan al papel de las Administraciones Públicas y las empresas dentro de la Sociedad de la Información. El informe de Telefónica señala a las empresas como motor principal de la S.I., mientras que el estudio de Fundación Retevisión muestra especial interés por analizar el uso de las nuevas tecnologías en la Administración y destaca su papel como vehículo de acceso de las Pymes a proyectos tecnológicos de los que estaría excluido por su capacidad inversora.

También es diferente la proyección de los estudios. Mientras que el informe de Telefónica recoge la opinión de los expertos a través de un estudio Delphi de lo que será la evolución de la sociedad de la información en el periodo 2001- 2005, el estudio de Retevisión, el primero de una serie, maneja una dimensión más modesta, analizando la situación actual y dejando para informes en años posteriores las reflexiones sobre el futuro a medio plazo.

La Sociedad de la Información en España. Perspectiva 2001-2005. Ed. Telefónica S.A., julio, 2001

http://www.telefonica.es/sociedaddelainformacion/

Este informe define la Sociedad de la Información como el “estado de desarrollo social caracterizado por la capacidad de sus miembros (ciudadanos, empresas y Administración Pública) para obtener y compartir cualquier información, instantáneamente, desde cualquier lugar y en la forma que se prefiera”.

Este informe es continuación y complemento del anterior estudio de Telefónica: La Sociedad de la Información en España. Situación actual y perspectivas 2000, publicado el pasado año. Entender y profundizar en la incipiente Sociedad de la Información, conocer las tendencias, indicar las dificultades, poner de relieve la necesidad de acciones concretas e indagar los posibles escenarios de futuro son algunos de los objetivos de este segundo estudio. Para ello, la estructura de La Sociedad de la Información en España. Perspectiva 2001- 2005 se divide en dos grandes apartados: el primero, presenta un balance de la situación presente de la Sociedad de la Información en España y las tendencias que se observan, mientras que el segundo muestra los resultados de un estudio Delphi que intenta recoger la opinión de los expertos sobre el futuro de la S.I. en nuestro país.

A lo largo del año 2000, las líneas de telefonía móvil superaron a las líneas fijas, la televisión digital alcanzó los dos millones de suscripciones y comenzaron su desarrollo, previsiblemente importante en un futuro inmediato, el terminal móvil WAP y la tecnología de acceso a Internet de banda ancha ADSL. Pero, en cuanto a contenidos españoles en Internet, el saldo es negativo ya que sólo alcanzaron el 0,65 por ciento de los host que hay en el mundo, mientras que los españoles representan el 1,7 por ciento de los internautas y los hispanohablantes el 5,6 por ciento del total mundial.

Otro capítulo de déficit se encuentra relacionado con la demanda de profesionales capacitados en Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones (TIC) que hace necesario un esfuerzo en la formación de personal cualificado para hacer frente a los cambios que se avecinan. Mención aparte merecen las inversiones económicas que se han hecho y que serán necesarias en el futuro: “Se observa muy claramente que existe una fuerte correspondencia entre la renta per cápita y el grado de desarrollo de la Sociedad de la Información. En conclusión, la situación económica de un país es un determinante fundamental para el desarrollo de la Sociedad de la Información. Por decirlo de una forma más clara, sin dinero no se podrá construir la Sociedad de la Información”. (pág. 64)

Según el estudio, la producción del sector de las TIC en España abarcó en 2000 el 5,1 por ciento del PIB y aunque la crisis estadounidense de finales de 2000 se ha dejado notar en todo el mundo no ha sido tan grave como para frenar los imprescindibles recursos económicos que necesitará la S.I. para su desarrollo.

Por otro lado, las Administraciones Públicas españolas han mostrado interés por incorporarse a la S.I., lo que las sitúa a un nivel similar al de otros países de nuestro entorno, pero con respecto a las empresas se observa cierto retraso; el estudio deja entrever que el papel de motor corresponde a la sociedad civil.

Las aportaciones básicas de la segunda parte del estudio de Telefónica, son recoger la opinión de los expertos sobre cuál será la evolución de la Sociedad de la Información en el periodo 2001- 2005. En lo que parece una muestra representativa de diversos sectores involucrados en la creación de una Sociedad de la Información para España: usuarios, políticos, expertos en conocimiento y proveedores de infraestructuras lo más llamativo es que, aunque con opiniones bastante consensuadas por todos ellos, todavía hay muchas incógnitas sobre el futuro. Se estima que la Sociedad de la información es una tarea que hay que afrontar pensando en el largo plazo.

Para finalizar, el estudio propone una serie de acciones a desarrollar sobre el futuro inmediato de la S.I. en nuestro país y por sectores:

– Las empresas: sus estrategias deberían ir encauzadas a desarrollar una oferta de contenidos, servicios y aplicaciones on line atractivas al cliente, formar a sus empleados y no retraerse ante las innovaciones.

Las Administraciones Públicas: a ellas se les pide impulsar las TIC a través de la formación de adultos jóvenes y empleados, la aplicación de las innovaciones a su propia gestión y también servir de apoyo a las Pymes.

Los ciudadanos: que deben ser conscientes de que es imposible que todo lo relacionado con la S.I. sea gratuito, a los proveedores de infraestructuras la provisión de infraestructuras de calidad que atiendan a la futura demanda facturando su uso con criterios más adecuados a los servicios on line que los tradicionales de tiempo y distancia, como podrían ser calidad y velocidad del servicio, el volumen de información transmitido y el tipo de contenido al que se accede.

Entorno político: se le pide aclarar a los ciudadanos el concepto de S.I., diseñar qué tipo de sociedad queremos y con qué valores, visión a largo plazo y resolver legislativamente, sin intrusismo, las cuestiones relativas a seguridad y normas de la S.I..

A la universidad le tocaría formar a los profesionales del futuro y actuar como conciencia social en el camino hacia la S.I., aportando información, haciendo advertencias, etc.

A los medios de comunicación social se les pediría difundir los conceptos relacionados con la S.I. y contribuir al debate y consenso sobre el tipo de sociedad que se quiere conseguir.

España 2001. Informe anual sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información en España. Fundación Retevisión, 2001

http://www.fundacionretevision.es/publi/publi_ee01.htm

La definición que este informe nos ofrece de la Sociedad de la Información es “el progresivo desarrollo y aplicación de las Tecnologías de la Información y las Comunicación (TIC) y su impacto sobre las formas de organización económica y social; continuo proceso de cambio, que más allá de lo estrictamente económico, tiene vertientes sociales y culturales”.

Este es el primer informe de la Fundación Retevisión sobre la Sociedad de la Información en España. Una visión global de cómo se encuentra nuestro país a principios del 2001, arropada por gran cantidad de datos. El enfoque metodológico deja entrever dos hipótesis básicas: (01) el importante papel que juegan las Comunidades Autónomas, unidades básicas administrativas y geográficas, como impulsoras hacia la S.I. en sus respectivos territorios; y (02) el papel clave de las Administraciones Públicas, centrales autonómicas y locales, en el desarrollo de la S.I., no sólo al mejorar su eficiencia, sino al fomentar así su hábito de uso por ciudadanos y empresas.

La Fundación Retevisión destaca que este estudio es el primero de una serie que será publicada cada año; de este modo los informes sucesivos irán proporcionando una visión de la evolución. Los datos son muy similares a los del estudio de Telefónica sobre conexión a Internet, equipamiento del hogar y las empresas, comercio electrónico, necesidades de formación, condiciones y características del acceso a Internet, etc. Pero en este informe se realiza un análisis más profundo y exhaustivo de la implantación en las administraciones central, autonómica y en los ayuntamientos destacando la importancia de su presencia en Internet no sólo como medio de comunicación externa sino también potenciando su vocación de servicio público, y propiciando el acercamiento de los ciudadanos a las TIC. Destaca que todas las Comunidades Autónomas están llevando a cabo iniciativas para integrarse en la S.I., iniciativas que van desde la puesta en marcha de planes estratégicos de desarrollo global hasta actuaciones específicas dirigidas a distintos sectores de la sociedad.

Como ventaja comparativa de España en relación con los países de su entorno, el informe señala el uso del español en Internet y plantea posicionar a España como una plataforma de “e-Servicios” a escala mundial para el mercado hispanohablante, proporcionando servicios intensivos en capital humano a través de la red: e-Formación, traducción, diseño, etc. Los ejes de actuación serían: potenciar la e-Formación, acelerar la implantación de la e-Administración, creación de clusters de información, impulsar la marca e-España, Ayudar a las PYMES en su adopción de las TIC, incentivar el aprendizaje del uso de las TIC de manera generalizada sin relegar a los grupos desfavorecidos (evitar el riesgo de “brecha digital”), apoyar la creación de centros de análisis y conocimiento (think tanks) sobre la S.I., ayudar a crear una cultura emprendedora y continuar desarrollando un marco regulador que favorezca la libre competencia.

Muchos indicadores reflejan el retraso de España, como los referidos al uso del ordenador por habitante, el acceso a Internet, el ancho de banda en el acceso del usuario, la utilización de Internet por las empresas, el uso de la e-Administración, etc. Aun así, el informe de la Fundación Retevisión considera que hay, también, datos positivos: una infraestructura de red troncal suficiente, clara voluntad política del Gobierno Central y de las Comunidades Autónomas por impulsar el desarrollo de la S.I., perfil joven del usuario de Internet, generalización del uso del móvil, aumento del número de programas de formación en la universidad e instituciones privadas, etc. “Por ello, cabe esperar que la lectura de este Informe sirva de incentivo para que las Administraciones Públicas, las instituciones del llamado Tercer Sector, las empresas y los ciudadanos, aúnen esfuerzos trabajando a favor de un desarrollo de la Sociedad de la Información que pueda beneficiar a todos los ciudadanos. Con ello contribuiremos también a que España ocupe el puesto que le corresponde en el contexto internacional en este nuevo mundo que se va configurando”. (pág. 263)

Artículo extraído del nº 51 de la revista en papel Telos

Ir al número Ir al número


Avatar

Sagrario Beceiro Ribela