C
Comunidad Balear: Promocionar la innovación industrial


Por Andres Font

En estos últimos años la sociedad industrial está siendo sustituida por la sociedad informacional, caracterizada porque en ella la principal fuente de riqueza reside en la creación, aplicación y utilización del conocimiento.

La sociedad industrial permitió un desarrollo económico sin precedentes. Esto se debió a que la generación de riqueza pasó a depender principalmente de la maquinaria, mientras que anteriormente se basaba fundamentalmente en la fuerza del trabajo humana y animal. Hoy se asiste a otro salto cualitativo: el poderío económico no se basa tanto en la simple mecanización y transformación de materias primas como, sobre todo, en el pensamiento aplicado a la generación, procesamiento y manipulación de información.

En este contexto de cambio, nos encontramos que el sector industrial de Baleares sigue teniendo un peso específico dentro de la economía de las Islas. En 1992 el PIB del sector industrial aportó el 17,89 por ciento al total de las Baleares. Cabe destacar como sector importante, entre otros, el de la construcción, que participa con el 41,6 por ciento del total.

Baleares dispone de una base industrial supeditada principalmente a la demanda interna, generada de una forma u otra por el turismo, dicha base está formada fundamentalmente por dos tipos de sectores industriales: los llamados tradicionales -calzado, bisutería, fabricación de muebles- y un segundo grupo formado por aquellos sectores industriales y de servicios que se han desarrollado paralelamente al crecimiento del sector turístico. A todo ello cabe añadir que la transformación agroalimentaria de productos tradicionales de las Islas está experimentando últimamente un notable ascenso.

La situación de la industria tradicional de Baleares se encuentra en fase de recuperación, tras el declive sufrido en estos últimos años motivado por la absorción de mano de obra por el sector turístico y por el proceso de globalización económica, que ha favorecido el desarrollo de los países del tercer mundo que compiten hoy con los empresarios de Baleares.

Los puntos claves para conseguir la recuperación de las PYME de Baleares están basados en:
-Situar los productos tradicionales entre los de mejor calidad del mercado, calidad con la que difícilmente podrán competir los productos provenientes de países extracomunitarios.
-Vencer las dificultades que tiene la pequeña y mediana empresa en la aplicación de las nuevas tecnologías, en especial las referentes a las tecnologías de la información.
-Promoción de nuevos sectores industriales de carácter innovador, relacionados con el medio ambiente y con la alta tecnología.

Según todo lo expuesto, la Consejería de Comercio e Industria del Gobierno Balear presentó en 1993 un Plan de Reindustrialización de las Islas Baleares que entre las diversas medidas contempladas -mejora de la cultura industrial, mejora de la infraestructura industrial, plan de formación- hace especial hincapié en el área de investigación y desarrollo en los programas que tienen como objetivo la promoción de las nuevas tecnologías.

En este sentido, los programas muestran como medidas prioritarias el fomento de la aplicación de nuevas tecnologías a los procesos de producción y servicios industriales, así como la potenciación de centros tecnológicos, a nivel sectorial y multisectorial, como principales gestores de las actuaciones colectivas en investigación y desarrollo.

Por otro lado, el Gobierno Balear, con el apoyo de un grupo de promotores formado por diversos organismos públicos y privados, ha diseñado un proyecto, recientemente presentado a la Comisión Europea, para el desarrollo de un centro especializado de apoyo a la actividad empresarial “Centro de Empresas e Innovación de Baleares (CEI-Baleares)”.

Dicho proyecto forma parte de la estrategia de desarrollo económico diseñada por el Gobierno Balear, que incluye además como instrumentos de actuación la creación del Centro Balear de Innovación y Tecnología y el Parque Balear de Innovación Tecnológica, ParcBIT.

El CEI-Baleares centra sus actuaciones sobre las pequeñas y medianas empresas, especialmente aquellas situadas en el medio rural y en zonas industriales en declive, como la Comarca del Raiguer de Mallorca, zona incluida en el objetivo 2º de los Fondos Estructurales. Estas empresas, por su tamaño reducido, estructura y localización geográfica, presentan un cuadro de desventajas comparativas que dificultan seriamente su capacidad de competir.
Los obejtivos de CEI-Baleares son: ofrecer servicios globales a las empresas industriales de Baleares en aquellos aspectos que afectan a la base de su competitividad y modernización y, de otra parte, fomentar el desarrollo de nuevas iniciativas industriales o de servicios a la industria de carácter innovador. Todo ello para conseguir la creación de una infraestructura que influya positivamente en el tejido económico de las Islas.

El CEI-Baleares centrará su actuación en los siguientes campos:
1.Detección e incubación de nuevos proyectos empresariales.
2.Asistencia a las instituciones locales.

En el primer apartado se prestará especial atención a las ayudas para la innovación y la adquisición de tecnología. Para ello, el CEI, en contacto permanente con el CentreBIT, estudiará cuáles son las tecnologías más adecuadas para cada proyecto empresarial y la mejor forma de conseguirlas, y a la vez facilitar el acceso a centros de investigación científica, institutos tecnológicos, universidades y bases de datos especializadas.

A modo de conclusión, la gran dificultad que tienen las PYME a la hora de aplicar las nuevas tecnologías es su filosofía de trabajo normalmente con objetivos a corto plazo y aplicados a pequeñas y por tanto perfectamente controlables mejoras de la producción. A este respecto el papel que debe jugar el Gobierno Balear es el de Manager, impulsando las líneas de actuación destinadas a la mejora de la industria balear existente, por ejemplo favoreciendo aspectos relativos al diseño, investigación y desarrollo, difusión y aplicación de nuevas tecnologías, todas ellas positivas.

Pero no se debe olvidar que las nuevas tecnologías no sólo son herramientas para aplicar la producción, sino también la finalidad de la existencia de muchas otras empresas que pueden representar líneas de diversificación de la industria hasta ahora inexistente en las Islas.

Artículo extraído del nº 40 de la revista en papel Telos

Ir al número Ir al número



Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *